Proyecto de reforma de local comercial para balneario urbano

Vigo

Javier Mariño. Estudio de arquitectura. Reforma de local comercial para balneario urbano. C/ Urzáiz, Vigo. Proyecto. 2003

La disposición espacial del local permite estratificar el programa en tres niveles y especializar los servicios ubicados en cada uno de ellos; de este modo, se crean tres grupos relacionados con las tres plantas del local:

– En el nivel de acceso se sitúan los vestuarios y una pequeña zona de intercambio a través de la que se accede al ascensor o al área de servicios de esta planta, que se dedica en su totalidad a los tratamientos de hidroterapia (piscina y bañera de hidromasaje con camas de agua, baño turco o terma, duchas de varios tipos, pediluvio y cabinas para masajes Vichy, fangos, bañera NeoQi, etc).
– En el segundo nivel se sitúan los tratamientos de belleza (solárium de diferentes tipos, peluquería, maquillaje y tratamientos faciales entre otros) y la zona de descanso-relación y el minibar.
– En el nivel superior, además de la zona de administración y personal, se ubica una sala multiuso prevista para actividades pedagógicas o ejercicios físicos de bajo impacto (yoga, pilates) y se sitúa también la consulta médica y las salas para masajes “secos” (deportivo-terapéutico, de piedras calientes y otros)

Se prima la posibilidad de utilización “rápida” del local mediante el acceso inmediato de los diferentes niveles sin tener que atravesar zonas intermedias de otros usos sin penalizar la interrelación entre los diferentes sectores para aquellos clientes que demanden tratamientos de diferente naturaleza.

El hecho de contar con un espacio conformado y un programa de necesidades con una definición bastante clara y detallada ha transformado el proceso de proyecto en prácticamente un rompecabezas en el que por encima de todo se ha trabajado el aspecto de las circulaciones, la seguridad de los ocupantes y la accesibilidad de todas las partes del local.

Se aprovecha toda la potencia espacial del local, utilizando la máxima altura posible en cada caso, sobre todo en la zona de hidroterapia, de modo que se recupere, aunque a pequeña escala, claro está, la espacialidad de las termas romanas o los baños turcos. Se pretende que, por encima de todo, el local no responda al patrón habitual de este tipo de establecimientos normalmente resueltos en un plano de altura uniforme y como una ramplona secuencia de espacios impersonales. Se confía, en este sentido, en que el espacio aporte el plus de satisfacción que transforme el servicio prestado en un servicio óptimamente valorado por el cliente.

La paleta de materiales se encarga de redondear el objetivo, aportando limpieza, sencillez y elegancia al local:básicamente madera de roble, piedra caliza de Lérida y vidrio.

Proyecto:

2003

Superficie:

566,29 m²

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para su aceptación y la de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para ampliar información.

ACEPTAR
Aviso de cookies