Vivienda unifamiliar aislada

Herbille, Mos

Javier Mariño. Estudio de arquitectura. Vivienda unifamiliar aislada en Herbille, Mos. 2007-2011

La intención inicial de los promotores era la de desarrollar el programa de vivienda en una sola planta, a cota del terreno, habilitando también un local bajo rasante para uso de garaje y maquinaria. El garaje debía de ser capaz de albergar, al menos, tres automóviles y dos motocicletas. El resto del programa estaría compuesto por tres dormitorios (principal + doble + individual), salón, comedor y cocina, dos baños o un baño y un aseo, además de los locales para instalaciones y lavado. Se precisaba también de un estudio/despacho cuyas dimensiones están por precisar dependiendo del enfoque funcional aplicado.

Los clientes ponen especial interés en la iluminación natural y la amabilidad de los espacios; se enfatizan algunas cuestiones como la proximidad de la cocina a un espacio exterior apto para comidas al aire libre, o la opción de disponer armarios o vestidores centralizados en lugar de dispersarlos independientemente en cada dormitorio. También se demanda espacio para el archivo de libros y discos.

El rendimiento requerido para el garaje parecía dar a un local habitualmente residual, una importancia dentro del proyecto que merecía un tratamiento singular. La topografía suave y la regularidad formal de la parcela me llevan a manipular el concepto estándar de rampa descendente y garaje subterráneo mediante un giro de planos que transforma la rampa en una calle horizontal y el espacio bajo rasante en una planta baja, de modo que el terreno parece que haya girado igualmente y pa- sado de ser horizontal a ligeramente inclinado hacia el acceso. De este modo consigo una planta sótano que no lo es, aunque vayamos a realizar un vaciado con su volumen y, al mismo tiempo, la planta baja es en realidad una planta primera, aunque sigue teniendo la percepción de cercanía del terreno que tendría si hubiese arrancado de él.

El ataluzado perimetral del garaje crea un corredor que posibilita el tratamiento de su cerramiento como fachada sobre rasante, evitando los trabajos de impermeabilización y aislamiento, a la vez que permite la entrada de luz natural. Sendas «U» de hormigón en ambos extremos de esta planta albergan las zonas de servicio e instalaciones, cerradas con puertas correderas, de modo que no son realmente estancias, sino una especie de armarios de instalaciones que aprovechan al máxi- mo el espacio. El resto de la superficie, lóbrega, se destina al estacionamiento y acceso. El acceso al garaje se hace mediante dos portones seccionales que, una vez izados, dejan al descubierto la práctica totalidad del espacio, permitiendo su uso sin maniobras.

No hay puerta de entrada propiamente dicha. En realidad ¿Quién la necesita?. En entornos rurales, alejados de servicios que promuevan los desplazamientos a pie, se accede a las viviendas desde el automóvil y, consiguientemente, se entra en las casas a través del garaje. Por eso únicamente existe una pequeña puerta peatonal incorporada a uno de los portales de garaje. Para los visitantes, el acceso se producirá a través de la terraza del salón, entrando directamente a la zona de estar.

El resto del programa se desarrolla en una sola planta, como demandaba el programa, dividido básicamente en tres áreas. Por un lado la zona de día, hacia el sudeste, con salón, comedor y cocina integrados, aunque una puerta de vidrio deslizante permite sectorizar el área de cocción en momentos determinados. En la zona central de la casa está el área dominada por el dormitorio principal, configurado por tres ámbitos diferenciados (vestidor, baño y dormitorio propiamente dicho) y acompañada de un pequeño despacho. Por último, en el extremo noroeste, dos dormitorios y un aseo completan la dotación de la vivienda.

En cuanto a la definición material de la obra, se trata de un volumen predominantemente horizontal, definido por dos losas macizas de hormigón apoyadas en las dos «U» de hormigón visto del sótano, que en planta superior pierden el tramo horizontal y continúan como pilares de 1,50 x 0,30 mts. hasta la cubierta. El núcleo de escaleras y un machón central de hormigón completan la estructura portante de la vivienda. Los cerramientos de hormigón se dejan con acabado visto, resolviendo los restantes con un entablado de madera de cedro rojo dispuesto en horizontal, mientras que la carpintería exterior se resolverá con perfiles de aluminio anodizado en color negro.


Premio GranDeArea 2008 del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia

Proyecto:

2007-2008

Superficie:

210,09 m²

Presupuesto:

n.d.

Equipo:

Ádega da Costa (arquitecto técnico)
Antonio Reboreda (ingeniería estructuras)
Topag, S.L. (topografía)
Fontenla Torres Consultores, S.L. (geotecnia).

Ejecución:

2009-2011

Constructor:

Xermopi, S.L. (estructura)
Salpor, S.L. (albañilería, carpintería e instalaciones)

Fotografías:

Javier Mariño

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para su aceptación y la de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para ampliar información.

ACEPTAR
Aviso de cookies